Ivan y Justo: Con La Habana a sus pies.

Ivan y Justo: con la Habana a sus pies.

Regresar a La Habana siempre provoca la sensación de estar en una ciudad detenida en el tiempo. Antiquísimas e inamovibles sus fachadas, sus coches, sus calles, y casi su gente. La Habana Vieja no escapa de sus balcones a veces derruidos, clausurados, telonados de ropas y por último también Gourmets.

Iván-Rodríguez-Chef-Justo_5229-Editar

Es inevitable llegar a la esquina de Aguacate no 9, en el corazón de la Habana y no hacer un guiño a la típica casa de inicios de siglo XIX que aguarda en la céntrica esquina. Unos aseguran que fue residencia del cantautor cubano Silvio Rodríguez. Lo cierto es que hoy desde su balcón indiscreto Ivan y Justo convidan a degustar una catedral de sabores.

Para confirmar la teoría, te sientas a la mesa del restaurante como si estuvieras 50 años atrás. Su decorado, vajilla, cubertería y ambientación te hacen disfrutar de décadas prodigiosas. Comienza la música de Benny More, Ernesto Lecuona, la Sonora matancera y los míticos boleros te hacen olvidar horarios y fecha en el calendario.

02_full

No hay carta menú, una pizarra  pone a tu disposición una cocina de mercado que varía cada día y te pierde en la frescura de la temporada. Mientras eliges compartes la foto de Celia Cruz, Rita Montaner, Omara Portuondo , Elena Burque, Ñico Saquito, todos estrellas de la isla musical.

ivan-chefs-justo

Entre los entrantes que salta a la vista la selección apuntó a una ensalada de aguacate y  masa de cangrejo. Un vegetal de estación en armonía  con las pequeñas fibras  que aportan  los crustáceos. Un plato cuya presentación era fiel a las dimensiones naturales de la hortaliza. De aroma llano, pero de una consistencia fácilmente digerible por su suave textura y agradable frescor. Ideal para un clima de altas temperaturas.

Le siguió un lechoncillo mamón, sobre cama de malanga. Carne que a pesar de su poca y necesaria cocción llevaba impregnado el aliño típico de estos lares, sabor a naranja, orégano y algo de ajo y comino, en perfecta unión a la crema de malanga que viene a suavizar y sentar todos los sabores más agrestes, para hacerte sentir como el eterno bebe  de quien hay que cuidar bien.

Por último un flan de guayaba, la típica receta de la abuela con olor a frutas tropicales, para nunca olvidar el punto de la geografía en que te encuentras.

¡Cómo no entrar entonces la próxima vez que el balcón de Aguacate no 9 te mire enamorado!  ¡Qué nueva peripecia de Ivan y Justo matará tu antojo!  No lo dudo, a pesar de la altura del mirador, las delicatesses invitan. ¡Cómo no tener la habana a sus pies!

 

Comienzo este blog desde Canarias

Sin-título-2

… en una de sus siete islas: Tenerife. Un clima estable de 25 grados, paisajes que van  desde los  3817 m de altura que tiene el  gigante dormido,  el volcán Teide,  hasta que culminas en  un mar de bonanzas propio del mes de septiembre y octubre por estos lares. Majestuoso Aquí comencé mi maestría en Comunicación y Periodismo Gastronómico.

Para mi tierra una especialización novedosa y desconocida pero no menos interesante y necesaria. Pongo bandera y asumo el reto. Criticas gastronómicas, gastrofotografía, maridajes, constancia del rescate de nuestras tradiciones  culinarias encauzadas a una cocina más Gourmet o Foodie, como diría mi tutora, son algunos de los tips que ofrezco. ¿Por qué me decidí por el periodismo gastronómico? Todo comenzó en una noche de amor y Sauvingnon blanc. Pero este será mi siguiente post. Te doy cordialmente la bienvenida Regreso a mi Cuba en breve y seré el ojo curioso y la pluma con filo que tu y los chef de mi isla  estaban esperando.